lunes, 16 de septiembre de 2019

Amor esporádico Parte 12

Quien diría que esa mañana sería nuestra última juntos,
nuestro último estar juntos. De haberlo sabido lo
hubiera aprovechado más, pero de verdad, me sentía
tan mal conmigo misma.
¿Por qué lo buscaba? No tenía que hacerlo, pero unas
cervezas encima y a buscarlo, que tristeza me doy,
tanta indiferencia me dolió y me di cuenta que sólo
lo buscaba borracha, entonces mi lógica fue que sí
lo buscaba sobria tal vez podría pasar algo.
La visita de mis familiares llegó, y estuve a nada de
presentarle a mi madre, pero medio pánico, si así,
sentía que me odiaba, ¿porqué no iba a espantarlo más
si le presentaba a mi mamá? Digo, también seguía
enojada por su indiferencia.
A pesar de todo decidí buscarlo pero ahora de una
manera distinta, sobria y en la noche después de
la película, digo, tampoco quería quitarle el tiempo,
ni que el me lo quitara a mi, así que una vez de pura
casualidad lo agarré en su sala apunto de salir y
fuimos por un cigarro, nos sentamos en las escaleras
y me dijo que iba a venir una amiga suya de latinoamerica,
(no recuerdo el país) y una mexicana y que su hermana
vendría a la graduación. Y yo dije: "cool" no  hay
problema, sinceramente no había problema alguno,
no tenía celos, sólo quería estar con él, conocerlo mejor,
y derrepente me dice: "tengo sueño" y en mi cabeza le
contesté: "en mi cuarto o en el tuyo", pero me quedé
pasmada a esa frase porque no me invitó y decirlo yo
podría ser contraproducente, así que no pude ni
bromear, tal vez sí lo hubiera dicho, al menos le hubiera
arrancado una sonrisa, pero no fue así.
Y aquí es cuando  comienza mi tormento.
La historia de amor se tornó en infierno. 

lunes, 9 de septiembre de 2019

Amor esporádico Parte 11

A estas alturas yo estaba muy lastimada y enojada
por su indiferencia, no lo entendía, aún así, yo
seguía dándole a mis clases y a mis tareas,
no paraba y utilizaba todo ese enojo y energía
para crear y a vivir mi día  a día.
A veces me preguntaba qué había hecho mal,
seguro hice muchas cosas, sobre todo enamorarme,
pero nada manda sobre el tema, ni asegura que sea
justo ni parejo.
Yo viví mi estancia ignorándolo por su indiferencia,
aunque creo que yo también fui muy dura, pero
un día, yo estaba con una amiga y el pasó a mi lado,
nuestras miradas se engancharon, se quedaron fijas,
no pude dejar de verlo y él a mi tampoco hasta
que su cuello no pudo voltear más,
me hubiera encantado ver su cara cuando regresó
al frente, pero hasta cuando nuestros ojos se siguieron,
fueron intensos e inolvidables; tengo que confesarlo;
nunca me había pasado con nadie, generalmente
mi mirada es más débil y cambio la dirección,
pero esta ocasión, primera y última, me son
marcadas.
Para esas fechas mi madre y padre irían a verme
y estarían un fin de semana nada más, y otra antes
de irse. Estaba con esa onda que en mi borrachera,
al parecer, creo que le dije que quería todo con él,
sí, todo y no sé que me dijo y no sé que le dije, pero
estaba muy borracha y lo digo porque no recuerdo
la fiesta, sólo que me desperté en su cuarto. Antes de
irme a los sucesos matutinos no sé que le dije en mi
borrachera, sólo creo haberle dicho que
quería todo con él y que se viniera a méxico.
En la mañana le dije que no me acordaba de nada,
platicamos y creo que me dijo que llevara a mi
mamá y a mi padre a la ciudad cuando yo no estaba
muy segura, pues el me convenció.
Tuvimos nuestra sesión religiosa y carnal muy rápida,
por que se corrió a los 5 segundos, me saqué de onda,
no quise decir más, quise evadir eso y platicamos de
lo mismo, ¿extrañas a tu familia?, esa pregunta que
seguro estaba harto, pero de verdad, no logré entenderlo,
mi gran enigma. 
Esa sería nuestra último amanecer, pero no el final
de la historia, a partir de acá todo se volve obscuro y
horrible para mi.

lunes, 2 de septiembre de 2019

Amor esporádico Parte 10

Para estos días ya había llegado a la conclusión que
nosotros éramos el uno para el otro, yo le había
gustado, lo había soñado, la había pasado increíble
esas noches.
¿Qué había hecho mal?
El dejó de saludarme, creo que una vez nos
saludamos coquetos, pero el estaba ocupado, su mano
se extendió sin dejar de tocarme hasta irse, ¿eso es normal?
No sé, pero decidí ignorarlo, también ya estaba enojada,
molesta porque no pasaba nada, yo lo esperaba en mi cuarto,
y nada.
Un día entre semana estaba con todas esas emociones a flor
de piel por el alcohol, que me agarré de valor y lo quise
buscar, pero al final no quise hacerlo, estaba muy borracha,
me fui de camino a mi cuarto, pero tomé valor de nuevo
y regresé a buscarlo, me interceptó un profesor,
me vio muy borracha, me llevó a su cuarto, y me besó,
y entendí lo que quería, y huí al cuarto del muchacho de piel
tersa; espantada, le toqué y estaba dormido, le conté la historia,
me abrazó, y nos quedamos en su cama en ropa interior,
yo estaba muy feliz, pero enojada al mismo tiempo y muy
borracha que le reclamé el por qué no me buscaba, su respuesta
fue: "miedo", no pude pelear más, sinceramente, me quedé
callada, no supe que decirle, sí, yo también tenía miedo,
¡pero él nunca lo sintió, hubiera hecho algo por mi y
no hizo nada!
Entre bronca y bronca le recriminé, le dije que no podía
cogerme y dejarme de hablar como si nada, que no era un
hoyo y ya, le pedí que me besara, pero no lo hizo con
excusa de mi aliento alcohólico, y si, era mucho.
Me quedé hipnotizada en su calor y de la nada desperté,
"ya me voy" a lo que me contestó "¿y el profesor?" y
me volví a acurrucar en su cuerpo, despertamos juntos una
bella y tercera vez, inolvidable, y como era un día entre clases,
me fui temprano para irme a bañar y desayunar,
yo estaba muy cruda y con pena, llegué a mi cuarto, me bañé,
y me encontré con una mejor amiga que llegó un mes después
que nosotros y le conté mientras íbamos de camino al
primer alimento, entramos y lo primero que vi fue la gran sonrisa
de aquel guardián de la noche, pero estaba tan apenada de
buscarlo tan borracha y reclamarle qué lo ignoré, pensé que
la sonrisa que se dibujaba en su cara era de burla, nunca sabré,
tal vez sí.
Esta historia aún no termina, pero ya va a la mitad y la
tortura ya comenzó, ya estaba ahí latente.
Un fin de semana fui con una amiga a un pueblo cercano,
y me recomendó comprarle un chocolate, lo hice,
pero cuando llegamos a nuestros cuartos, ya me había
comido la mitad y estaba desfigurado por el calor, aún así
me atreví a darselo, no me senté con él, sólo me acerqué,
se lo di y no más, pero él se mostró muy indiferente,
ya no recuerdo temporalmente en que parte de las noches
pasó este suceso, pero pasó y me lastimó.


lunes, 26 de agosto de 2019

Amor esporádico Parte 9

Esa noche escuché el latir de su corazón y el reflejo de
la luz de la luna en su rostro que brillaba tan bello y
reforzaba su contorno del rostro, yo no quería olvidar ningún
detalle de su cuerpo, no lo logré, pero si sus ojos
cerrados con sus negras y largas pestañas casi chinas
tan perfectas como sus cejas.
Al día siguiente despertamos juntos y platicamos un rato,
y lo cuestioné de su pueblo, al parecer estaba muy
conectado con él, pero yo no entendía como no había
regresado, era algo que no comprendí, pero me fascinaba,
creo que nunca le dije mucho de mi y el tampoco de él,
y aún así me seguía enamorando y sintiendo que lo
conocía desde siempre.
Esa mañana nos despedimos rápido porque él tenía que
trabajar y me fui.
Después de esa noche, él dejó de saludarme y yo a él,
pero yo cómo siempre dejo de saludar a la gente por la
ansiedad y por qué no me gusta estar rogando a que la
gente me quiera, sí alguien se me acerca está bien, sino,
yo no me acerco y cuando lo hago siempre la gente
termina huyendo de mi, así que mejor me ahorro
esa maldición / pena que me persigue.
Pasé varios días preguntándome sobre su indiferencia,
no entendía nada, yo sólo quería que el me buscara,
que pasáramos una noche más juntos.
Y no pasó. 

lunes, 19 de agosto de 2019

Amor esporádico Parte 8

Esta noche es llamada la segunda noche en la que estuvimos
juntos y se vivió una magia que nadie puede entender, 
incluso, de verdad, no sé si a él le pareció lo mismo, 
nunca lo sabré. Estábamos ahi parados en la pradera, 
besándonos y nos fuimos a su cuarto después de pensar 
que el mío sería mala idea, después de invitarlo al mío
hace días, y tuvimos que ir sin  más ni menos a su cuarto, 
pero cómo siempre algo vergonzoso volvió a pasarme. 
De camino íbamos abrazados como pareja, él me dijo que 
tenía muchas novias y yo le dije que no era celosa, y luego
le dije que yo tenía 26 años y se molestó, pero después le 
aclaré que de pensamiento pero que no le había mentido. 
Estoy segura que todo lo que dije e hice lo supo y me odio, 
porque yo estaba en proceso de enamorarme cada día más 
y más con esas noches tan lindas para mi. 
Entramos a su cuarto tan personalizado, tan él, con su bicicleta
y monociclo que no tomé importancia. Nos besamos en la 
obscuridad de su cuarto hasta que le dije que se detuviera 
porque no me había bañado (carcajada), prometo que no 
lo hice y a pesar de haber quedado no me bañé. Y me dijo, 
pues bañate y me pareció algo normal y sin pudor nos 
bañamos juntos. A mi parecer fue algo muy íntimo e hizo que 
yo me enamorara más, pero no sólo fue eso, eran algunos 
momentos que me confundieron. 
Salimos de bañarnos, puso música y me dijo "sorpréndeme", 
se acostó en la cama y mi ansiedad me atacó de nuevo, no 
conocía a nadie sólo a Roberto Carlos y a John Zorn, no 
supe que puse, pero me entretuve con canciones de Roberto
Carlos y me tomó del brazo y me llevó entre sus brazos. 
Esos pequeños detalles que nadie ve pero yo si, me hicieron 
enamorarme más y más. 
Sentía que lo conocía de toda la vida, y sus noches entre 
sus brazos para mi fueron un viaje al paraíso, su cuerpo 
tan tibio y suave en el que me encontraba vulnerable y 
cuidada valieron casa lágrima que he llorado. 
No creo que me vuelva a pasar en la vida. 


lunes, 12 de agosto de 2019

Amor esporádico Parte 7

Ya voy en la entrada 7 y aún no empieza el tormento, ni
la mitad de la historia y así no me han dejado de salir
lágrimas en los ojos de tanto amor, locura y lastima
por mi.
Cuando mi amigo me dijo que había regresado a buscarme,
o que parecía que había hecho eso, a mi me dio una segunda
oportunidad y esperanza, también porque me convencí
de que también había sido mi culpa por no haber comido
e irme luego luego a verlo, así pasó la semana mientras
yo regresaba todas las noches después de la película con
la emoción de encontrar algún recado, mensaje, algún
rastro de su presencia por búsqueda hacía mi, pero
nada.
Entre esas noches que nos vimos, yo dije muchas estupideces,
sobre todo a su amigo, para no mostrarme lo vulnerable que
soy, pero en lugar de mostrarme fuerte y poderosa, me
mostré ridícula y causé risas y lastima.

Así pasó otra semana de desayuno, clases, trabajo,
tareas, película, y dormir, y una que otra  noche una
cerveza. El sábado de esa semana, vi a una amiga,
fuimos al pueblo, le conté de mi romeo y me dio fuerza
para buscarlo una segunda vez, ya que también la culpa
me carcomía, yo lo había alejado y era mi responsabilidad
enmendar todos mis errores, así que quedamos en vernos a
una cierta hora de nuevo y llegué puntual como siempre,
él estaba con su mejor amigo y la computadora, me senté a
revisar mi celular en lo que se desocupaba hasta que
estuvimos juntos, me compró una cerveza, nos fuimos a
las escaleras donde me gustaba sentarme y a él no tanto,
es cierto que había muchos insectos, pero me gusta
sentarme en el piso, ahí, sentados estuvimos platicando,
me dijo que de pequeño quería ser torero,
cirquero y después cineasta, me dijo que sus padres habían
sido payasos y yo le creí, digo, no me importó que me dijera
eso aunque
Al final me confesó entre una risa que eso era broma
Nunca supe que hacia su familia apesar de eso
yo le conté de mi familia, pero creo que exageré
un poco las dimensiones, pero hasta ahí todo bien, el me
acariciaba mi brazo, mi rostro mientras conversábamos sobre
la vida, hasta que me contó que en esa utopía pasaba de todo,
que había personas que se enamoraban y que unos de sus amigos
se habían casado, y otros no, y yo me puse a la defensiva,
sentí que por una parte me estaba diciendo que él no quería
una relación y yo no lo escuché bien, me puse a la defensiva,
ni siquiera lo dejé hablar bien y le dije que yo quería
sólo pasarla bien, que yo tenía una libertad sexual y que
no tenía ningún problema y me preguntó sobre la noche que
estuvimos juntos y me negué yo le contesté que no había
querido porque era muy sucio y no quería manchar las sábanas
y eso es verídico, siempre ando manchando todo y me da mucha
pena, entonces me negué. Así pasamos más minutos conociéndonos,
platicamos sobre el cine, lo que quería hacer, le dije que yo
quería hacer mis propios proyectos, porque trabajar para otros
puede ser muy difícil y él pasaba justo por una crisis sobre su tesis.
En algún punto nos levantamos y nos fuimos a la pradera, yo quería
mostrarle el cinturón de Orión y mostrarle la figura que se hace, a mi
me parece maravilloso, además de que amo el tres y nos sentamos en
el pasto mojado, lo obligué, pero estaba tan nerviosa que en un
punto dije puras tonterías y para romper mi propia tensión
nos paramos y le dije que me besara, nos besamos y me dijo.
"Tu cuarto o el mío" De hecho estábamos a la mitad de camino,
y en mi cuarto a una habitación había una reunión con mis amigas
de comida panameña y mi cuarto apestaba a mierda, porque
la chica que limpiaba mi cuarto lo tapó, y para variar, no tenía
adornado mi cuarto, de hecho cabe mencionar que nunca lo
adorné, me parecía tan transitorio mi estancia que pensé
que no valía la pena, así que en un segundo que pasó todo eso
por mi cabeza nos fuimos a su cuarto.

lunes, 5 de agosto de 2019

Amor esporádico Parte 6

Varios días de verlo entre clases o a lo lejos,
un día de esos, que no lo tengo claro en la línea
del tiempo, estaba sentada leyendo mi libro, él se
sentó conmigo, me saludó, me tocó la pierna y yo
por dentro estaba cómo loca derritiéndome, pero tal vez
estoy segura mostré otra cosa, después un chico se sentó
conmigo y estuvimos platicando un buen rato y tal vez me vió
No sé, justo en este momento lo estoy analizando y puede ser.
Al final nunca entenderé nada, de verdad, nada, pero sólo sé
que me enamoré como loca y como nunca.
Lo que si recuerdo es que yo quería que él fuera a mi cuarto
a buscarme, es lo único que quería para saber si realmente
le interesaba, pero me adelantaré a la historia y te diré que
nunca pasó.
En esa semana de la primera noche juntos, yo no sabía
como reaccionar, sinceramente sólo me importaba la escuela,
lo que había pasado había sido algo que no había pedido,
ni esperado, pero pasó y conforme pasaban los días,
me daba cuenta de lo mucho que me gustaba y que quería
despertar de nuevo a su lado no sólo una vez más, sino muchas
veces y no lograba entender nada. Así que un día le dije,
que podría buscarme en mi cuarto cuando quisiera, y me
dijo que lo haría, pasaban los días y nada, y así llegó
el fin de semana y lo busqué y quedamos de vernos en la noche,
yo iba a cenar y de ahí me iría a verlo, pero llegaron mis
amigas a contarme algo que le había pasado a una y nos
quedamos platicando más tiempo, que sinceramente,
no sentí el tiempo, pensé que él me esperaría y que no
pasaría nada, pero llegó el momento de ir a su sala para
platicar y mostrarle mis trabajos, toqué una vez, dos veces
y no salía, no había nadie a quien preguntarle algo, hasta que salió
una chica de otra sala a fumar un cigarro, le pregunté si lo había
visto, esperé unos segundos más por la ansiedad de que ella me
viera esperándolo y decidí irme, le dije :"podrías decirle que
vino a buscarlo, Adriana?" y me fui a donde descansaba la gente,
con un nudo en la garganta y una nube en mi cabeza que me decía:
"eres una boba por buscarlo", "es un idiota", "eres una tonta",
"¿en qué estabas pensando, Adriana?" "¿por qué un hombre como él
se interesaría en mi?" y así hasta llegar con un amigo con el que
me puse a platicar y comencé a llorar. Si, me plantó, eso pensé,
eso pasó en mi versión y quedé muy triste con lágrimas cayendo
de mis pómulos. Al día siguiente, me contó mi amigo que aquel
joven que me hizo llorar había bajado como buscando a alguien
después de haberme ido, al menos mi amigo trató de no hacerme
sentir tan mal por el rechazo, eso quiero pensar, aunque eso
sólo le dio un hincapié a mi locura y a mi insistencia a mi sentir
que era correspondida,  pero sinceramente como pasaron las
cosas, él seguro ni le importó.